Autoinducción y autoinducción y derivación de inductancia

Se el primero en calificar

Ultima edición el 21 septiembre, 2023

La electricidad es una de las formas de energía más utilizadas en el mundo moderno, y el campo de la electrónica es uno de los más importantes dentro de la ingeniería eléctrica. La inductancia es una propiedad fundamental de los circuitos eléctricos, la cual describe la capacidad de un conductor para generar una corriente eléctrica a través de la variación del flujo magnético que circula por él. La autoinducción y la autoinducción con derivación son dos conceptos importantes dentro de la teoría de la inductancia, ya que permiten entender cómo se genera y se mantiene la corriente eléctrica en un circuito.

En este artículo, se explicará en detalle qué es la autoinducción y la autoinducción con derivación, y cómo se relacionan con la inductancia y la corriente eléctrica en un circuito. Se analizarán los diferentes tipos de inductores, sus características y aplicaciones, y se proporcionarán ejemplos prácticos de su uso en la vida cotidiana. Además, se abordarán los aspectos más importantes de la teoría de la inductancia, como la ley de Faraday, la ley de Lenz y la ley de Ohm, y se explicarán cómo se aplican en el diseño y funcionamiento de los circuitos eléctricos.

Concepto de autoinducción

La autoinducción es un fenómeno que ocurre cuando una corriente eléctrica que fluye a través de un conductor, genera un campo magnético variable en el tiempo que actúa sobre el mismo conductor y produce un voltaje en sentido contrario al de la corriente original. Este voltaje se conoce como fuerza electromotriz autoinducida (FEM) y se debe a la autoinducción del circuito.

¿Qué es la autoinducción?

La autoinducción es la capacidad de un circuito para generar una FEM en sí mismo cuando la corriente que lo atraviesa varía en el tiempo. Es decir, cuando la corriente aumenta o disminuye, la autoinducción del circuito produce un voltaje que se opone a los cambios en la corriente. Este fenómeno se debe a que el campo magnético generado por la corriente induce corrientes eléctricas en el mismo conductor, lo que produce una FEM en sentido contrario al de la corriente original.

¿Cómo se calcula la autoinducción?

La autoinducción de un circuito se puede calcular mediante la ley de Faraday, que establece que la FEM inducida en un circuito es proporcional a la variación del flujo magnético que lo atraviesa. En otras palabras, la autoinducción depende de la cantidad de vueltas del conductor y de la intensidad de la corriente que fluye por él. Se expresa en henrios (H).

¿Dónde se utiliza la autoinducción?

La autoinducción es un fenómeno importante en la electricidad y se utiliza en muchos dispositivos y circuitos, como los transformadores, las bobinas de Tesla, los motores eléctricos y los generadores. También se utiliza en la protección de los circuitos eléctricos mediante los fusibles y los disyuntores, que actúan como elementos de protección ante cortocircuitos y sobrecargas.

¿Qué es la autoinducción y derivación de inductancia?

La autoinducción y la derivación de inductancia son dos conceptos relacionados con la autoinducción de un circuito. La autoinducción se refiere al voltaje que se produce en el mismo conductor cuando la corriente que lo atraviesa varía en el tiempo. La derivación de inductancia, por otro lado, se refiere al voltaje que se produce en un conductor cercano a otro conductor que presenta autoinducción. Este fenómeno se debe a que el campo magnético generado por el conductor con autoinducción induce corrientes eléctricas en el conductor cercano, lo que produce una FEM en sentido opuesto a la de la corriente original.

Conclusión

La autoinducción es un fenómeno importante en la electricidad y se utiliza en muchos dispositivos y circuitos. La autoinducción y la derivación de inductancia son dos conceptos relacionados con la autoinducción de un circuito, que se utilizan en el diseño y la protección de los circuitos eléctricos.

Efecto de la autoinducción

La autoinducción es un fenómeno que ocurre en circuitos eléctricos que contienen una bobina. Cuando se aplica una corriente eléctrica a la bobina, se crea un campo magnético a su alrededor. Este campo magnético cambia con el tiempo y, como resultado, se induce una corriente eléctrica en la bobina.

¿Qué es el efecto de la autoinducción?

El efecto de la autoinducción es el fenómeno por el cual una corriente eléctrica que fluye en una bobina produce un campo magnético que, a su vez, induce una corriente eléctrica en la misma bobina. Esto significa que la corriente que fluye en la bobina «se opone a sí misma» y, por lo tanto, disminuye la corriente total que fluye en el circuito.

¿Cómo funciona el efecto de la autoinducción?

La autoinducción se produce debido a la Ley de Faraday de la inducción electromagnética. Esta ley establece que un campo magnético variable en el tiempo induce una fuerza electromotriz (FEM) en un circuito eléctrico. En una bobina, la FEM inducida es proporcional a la tasa de cambio de la corriente en la bobina.

La FEM inducida en la bobina es opuesta a la corriente que fluye en ella. Esto significa que cuando se aplica una corriente a la bobina, se produce un campo magnético que se opone al flujo de corriente original. Como resultado, la corriente total en el circuito disminuye.

¿Cómo se calcula el efecto de la autoinducción?

El efecto de la autoinducción se puede calcular utilizando la Ley de Lenz, que establece que la dirección de la FEM inducida es tal que se opone al cambio que la produce. Por lo tanto, la FEM inducida en una bobina con autoinducción puede expresarse matemáticamente como:

FEM = -L * di/dt

Donde L es la inductancia de la bobina y di/dt es la tasa de cambio de la corriente en la bobina. Esta ecuación muestra que la FEM inducida es proporcional a la tasa de cambio de la corriente y es opuesta en dirección a la corriente original.

Te interesará:  ¿Por qué la lámpara fluorescente está revestida con fósforo?

¿Cuál es la importancia del efecto de la autoinducción?

El efecto de la autoinducción es importante en la electrónica y la electricidad porque puede afectar el rendimiento y la estabilidad de los circuitos eléctricos. En los circuitos de corriente alterna, la autoinducción puede causar problemas como la interferencia electromagnética y el ruido. Por lo tanto, es importante tener en cuenta la autoinducción al diseñar y construir circuitos eléctricos.

Conclusión

La autoinducción es un fenómeno común en los circuitos eléctricos que contienen una bobina. El efecto de la autoinducción se produce cuando la corriente en una bobina induce una FEM opuesta en la misma bobina, lo que disminuye la corriente total en el circuito. Es importante tener en cuenta la autoinducción al diseñar y construir circuitos eléctricos para garantizar su rendimiento y estabilidad.

Cálculo de la autoinducción

La autoinducción es la propiedad que tienen los circuitos eléctricos de generar un campo magnético en respuesta al cambio de corriente que circula por ellos mismos. Esta propiedad se debe a la presencia de una bobina o inductor en el circuito, que está compuesta por un conductor enrollado en forma de espiral alrededor de un núcleo de material ferromagnético.

¿Cómo se calcula la autoinducción?

La autoinducción se puede calcular a través de la Ley de Faraday, que establece que la fuerza electromotriz inducida en un circuito es directamente proporcional al cambio de flujo magnético que se produce en el mismo. De esta forma, se puede obtener la autoinducción de un circuito mediante la siguiente fórmula:

L = Φ / I

Donde:

  • L: Inductancia del circuito, medida en henrios (H).
  • Φ: Flujo magnético que atraviesa la bobina, medido en webers (Wb).
  • I: Corriente que circula por la bobina, medida en amperios (A).

Para calcular el flujo magnético que atraviesa la bobina, se puede utilizar la siguiente fórmula:

Φ = B * A * N

Donde:

  • B: Densidad de flujo magnético, medida en teslas (T).
  • A: Área transversal de la bobina, medida en metros cuadrados (m²).
  • N: Número de espiras que tiene la bobina.

Una vez obtenidos los valores de Φ e I, se puede calcular la autoinducción del circuito a través de la fórmula anteriormente mencionada.

Ejemplo de cálculo de autoinducción

Supongamos que tenemos una bobina de 500 espiras, con un área transversal de 0.05 m² y una densidad de flujo magnético de 0.8 T. La corriente que circula por la bobina es de 2 A.

Para calcular la autoinducción de la bobina, primero necesitamos obtener el valor del flujo magnético que atraviesa la misma. Utilizando la fórmula:

Φ = B * A * N

Podemos obtener el valor de Φ:

Φ = 0.8 T * 0.05 m² * 500

Φ = 20 Wb

Una vez obtenido el valor de Φ, podemos calcular la autoinducción de la bobina utilizando la fórmula:

L = Φ / I

L = 20 Wb / 2 A

L = 10 H

Por lo tanto, la autoinducción de la bobina es de 10 henrios.

Conclusión

El cálculo de la autoinducción es fundamental para el diseño y análisis de circuitos eléctricos que contengan bobinas o inductores. A través de la Ley de Faraday y las fórmulas correspondientes, es posible obtener el valor de la autoinducción de un circuito y así poder prever su comportamiento ante cambios de corriente.

Derivación de la inductancia

La inductancia es una medida de la capacidad de un circuito para almacenar energía en forma de un campo magnético. La autoinducción es el fenómeno por el cual un circuito se opone a cualquier cambio en la corriente que lo atraviesa al generar un campo magnético que se opone al cambio. Esto se debe a que el campo magnético generado por la corriente en el circuito se autoinduce y se opone a cualquier cambio en la misma.

Definición de derivación de inductancia

La derivación de la inductancia es una técnica utilizada para reducir el efecto de la autoinducción en un circuito. Consiste en agregar un elemento adicional en paralelo a la inductancia existente para proporcionar una ruta alternativa para la corriente y reducir así la cantidad de energía almacenada en el campo magnético.

Cálculo de la derivación de inductancia

Para calcular la derivación de la inductancia, se utiliza la siguiente fórmula:

L’ = L / (1 – k)

Donde L es la inductancia original y k es el factor de acoplamiento entre la inductancia original y la derivación. El factor de acoplamiento describe la medida en que las líneas de campo magnético de la inductancia original se intersectan con las líneas de campo magnético de la derivación.

Ejemplo de cálculo de la derivación de inductancia

Supongamos que tenemos una inductancia de 10 H y una derivación con un factor de acoplamiento de 0.2. Para calcular la inductancia total, usamos la fórmula:

L’ = L / (1 – k) = 10 / (1 – 0.2) = 12.5 H

Por lo tanto, la inductancia total con la derivación es de 12.5 H.

Beneficios y aplicaciones de la derivación de inductancia

La derivación de la inductancia se utiliza en una amplia variedad de aplicaciones, incluyendo:

  • En transformadores para reducir el efecto de la autoinducción en la impedancia de carga.
  • En circuitos resonantes para reducir la resistencia y aumentar la eficiencia.
  • En circuitos de filtrado para reducir el rizado y mejorar la calidad de la señal.

En general, la derivación de la inductancia es una técnica valiosa para reducir los efectos no deseados de la autoinducción en un circuito y mejorar su rendimiento.

Aplicaciones de la autoinducción

La autoinducción es un fenómeno que ocurre en los circuitos eléctricos cuando una corriente que fluye a través de una bobina produce un campo magnético que induce una corriente en la misma bobina. Este fenómeno tiene diversas aplicaciones en la tecnología moderna, como se detallará a continuación:

Transformadores

Los transformadores son dispositivos que se utilizan para cambiar el voltaje de una corriente eléctrica. La autoinducción es esencial para el funcionamiento de los transformadores, ya que estos dispositivos se basan en la inducción electromagnética para hacer que una corriente eléctrica fluya por una bobina y, a su vez, produzca un campo magnético que induce una corriente en otra bobina cercana.

Generadores eléctricos

Los generadores eléctricos utilizan el fenómeno de la autoinducción para producir corriente eléctrica. Consisten en una bobina que gira dentro de un campo magnético, lo que produce una corriente eléctrica en la bobina. La energía mecánica se convierte en energía eléctrica gracias a la autoinducción.

Sensores de corriente

Los sensores de corriente se utilizan para medir la corriente que fluye a través de un circuito eléctrico. Estos sensores se basan en el principio de la autoinducción: cuando la corriente fluye a través de una bobina, se produce un campo magnético que induce una corriente en la misma bobina. La medición de esta corriente inducida permite conocer la corriente que fluye a través del circuito.

Bobinas de ignición

Las bobinas de ignición se utilizan en los motores de combustión interna para generar la chispa que enciende la mezcla de aire y combustible. Las bobinas de ignición funcionan gracias a la autoinducción: una corriente eléctrica fluye a través de una bobina, produciendo un campo magnético que induce una corriente en otra bobina. Esta corriente inducida se utiliza para generar la chispa necesaria para encender el motor.

Te interesará:  Resonancia en circuito RLC en serie

Reguladores de voltaje

Los reguladores de voltaje se utilizan para mantener el voltaje de un circuito eléctrico constante. Los reguladores de voltaje se basan en la autoinducción: cuando la corriente fluye a través de una bobina, se produce un campo magnético que induce una corriente en la misma bobina. La variación de esta corriente inducida se utiliza para ajustar el voltaje del circuito eléctrico.

Inductores

Los inductores son componentes electrónicos que se utilizan para almacenar energía en un campo magnético. Los inductores se basan en el principio de la autoinducción: una corriente eléctrica fluye a través de una bobina, produciendo un campo magnético que almacena energía. Cuando la corriente se interrumpe, el campo magnético se desvanece y la energía se libera en forma de corriente eléctrica.

Es esencial para el funcionamiento de dispositivos como transformadores, generadores eléctricos, sensores de corriente, bobinas de ignición, reguladores de voltaje e inductores. Gracias a la autoinducción, se pueden convertir diferentes formas de energía y controlar la corriente eléctrica en los circuitos.

Fenómenos relacionados con la autoinducción y la inductancia

Autoinducción y derivación de inductancia

La autoinducción es un fenómeno que se produce en un circuito eléctrico cuando una corriente variable fluye a través de una bobina de alambre. La autoinducción se puede definir como la propiedad de una bobina para generar una fuerza electromotriz (fem) en sí misma cuando la corriente que fluye a través de ella cambia. La inductancia es la capacidad de una bobina para oponerse a los cambios en la corriente que fluye a través de ella.

La autoinducción y la inductancia están estrechamente relacionadas. La autoinducción es una propiedad de la bobina, mientras que la inductancia es una medida de la capacidad de la bobina para oponerse a los cambios en la corriente que fluye a través de ella.

Fenómenos relacionados con la autoinducción y la inductancia

Existen varios fenómenos relacionados con la autoinducción y la inductancia que son importantes para entender cómo funcionan los circuitos eléctricos:

1. Autoinducción: Como ya se ha mencionado, la autoinducción se produce cuando una corriente variable fluye a través de una bobina de alambre. La autoinducción es importante en los circuitos eléctricos porque puede causar cambios en la corriente y la tensión en el circuito.

2. Ley de Faraday: La ley de Faraday establece que una corriente eléctrica se genera en una bobina cuando la corriente que fluye a través de ella cambia. Esta corriente se conoce como fuerza electromotriz (fem) inducida. La ley de Faraday es importante porque explica cómo se produce la autoinducción en una bobina.

3. Inductancia: La inductancia es una medida de la capacidad de una bobina para oponerse a los cambios en la corriente que fluye a través de ella. La inductancia se mide en henrios (H) y depende del número de vueltas de alambre en una bobina, así como de la permeabilidad del material del núcleo de la bobina.

4. Energía almacenada: La energía almacenada en una bobina se puede calcular utilizando la fórmula E = 1/2 LI^2, donde E es la energía almacenada, L es la inductancia de la bobina y I es la corriente que fluye a través de ella. La energía almacenada en una bobina es importante porque puede ser liberada en forma de una fem cuando la corriente que fluye a través de ella cambia.

5. Derivación de inductancia: La derivación de inductancia se produce cuando una corriente que fluye a través de una bobina induce una fem en otra bobina cercana. La derivación de inductancia se utiliza en transformadores y otros dispositivos eléctricos para transferir energía eléctrica de una bobina a otra.

Ejemplos

Para ayudar a entender mejor estos conceptos, aquí hay algunos ejemplos:

Ejemplo 1: Imagina que tienes una bobina de alambre con una inductancia de 1 henrio. Si la corriente que fluye a través de la bobina cambia a una tasa de 1 amperio por segundo, entonces la fem inducida en la bobina será de 1 voltio por segundo.

Ejemplo 2: Supongamos que tienes dos bobinas de alambre, una con una inductancia de 1 henrio y otra con una inductancia de 0,5 henrios. Si la corriente que fluye a través de la primera bobina cambia a una tasa de 1 amperio por segundo, entonces la fem inducida en la segunda bobina será de 0,5 voltios por segundo debido a la derivación de inductancia.

La autoinducción puede causar cambios en la corriente y la tensión en un circuito, mientras que la inductancia es una medida de la capacidad de una bobina para oponerse a los cambios en la corriente que fluye a través de ella. La energía almacenada en una bobina puede ser liberada en forma de una fem cuando la corriente que fluye a través de ella cambia. La derivación de inductancia se utiliza en transformadores y otros dispositivos eléctricos para transferir energía eléctrica de una bobina a otra.

Relación entre la autoinducción y la energía

La autoinducción es un fenómeno que ocurre en la presencia de corriente eléctrica en una bobina, en el cual la variación de corriente genera una fuerza electromotriz que se opone al cambio de la corriente. Esta fuerza electromotriz se llama autoinducción y está relacionada con la energía almacenada en la bobina.

Autoinducción

La autoinducción ocurre debido a la propiedad de la bobina de generar un campo magnético cuando la corriente eléctrica fluye a través de ella. Este campo magnético es proporcional a la corriente eléctrica y se almacena en la bobina en forma de energía. Cuando se produce un cambio en la corriente eléctrica, el campo magnético también cambia, lo que induce una fuerza electromotriz en la bobina. Esta fuerza electromotriz se opone al cambio en la corriente y se llama autoinducción.

La autoinducción se puede calcular mediante la fórmula:

ε = -L(di/dt)

Donde ε es la fuerza electromotriz inducida, L es la inductancia de la bobina y di/dt es la tasa de cambio de la corriente eléctrica en el tiempo.

Energía almacenada en la bobina

La energía almacenada en la bobina debido al campo magnético generado por la corriente eléctrica se puede calcular mediante la fórmula:

W = 1/2 * L * i^2

Donde W es la energía almacenada en la bobina, L es la inductancia de la bobina e i es la corriente eléctrica que fluye a través de la bobina.

La energía almacenada en la bobina es proporcional al cuadrado de la corriente eléctrica que fluye a través de ella. Esto significa que cuanto mayor sea la corriente eléctrica, mayor será la energía almacenada en la bobina.

Relación entre la autoinducción y la energía

La autoinducción y la energía almacenada en la bobina están estrechamente relacionadas. La energía almacenada en la bobina es igual a la energía necesaria para generar el campo magnético en la bobina. Cuando la corriente eléctrica cambia, el campo magnético también cambia, lo que induce una fuerza electromotriz en la bobina. Esta fuerza electromotriz se opone al cambio de la corriente eléctrica y disipa la energía almacenada en la bobina.

Te interesará:  Hundimiento en una línea de transmisión: ¿Qué es? (Y cómo calcularlo)

Por lo tanto, la autoinducción y la energía almacenada en la bobina están relacionadas mediante la fórmula:

ε = -dW/dt

Donde ε es la fuerza electromotriz inducida, W es la energía almacenada en la bobina y dt es la tasa de cambio del tiempo.

Ejemplo

Un ejemplo de la relación entre la autoinducción y la energía es un circuito RLC paralelo. En este circuito, la corriente eléctrica fluye a través de una bobina, una resistencia y un capacitor conectados en paralelo. Cuando se aplica un voltaje al circuito, la corriente eléctrica fluye a través de la bobina y genera un campo magnético que almacena energía en la bobina. Cuando la corriente eléctrica cambia, el campo magnético también cambia, lo que induce una fuerza electromotriz en la bobina que disipa la energía almacenada en la bobina. Este proceso de carga y descarga del campo magnético en la bobina es lo que crea las oscilaciones en el circuito RLC.

Cuando la corriente eléctrica cambia, el campo magnético también cambia, lo que induce una fuerza electromotriz en la bobina que disipa la energía almacenada en la bobina.

Relación entre la autoinducción y la energía

La autoinducción es un fenómeno que ocurre en la presencia de corriente eléctrica en una bobina, en el cual la variación de corriente genera una fuerza electromotriz que se opone al cambio de la corriente. Esta fuerza electromotriz se llama autoinducción y está relacionada con la energía almacenada en la bobina.

Autoinducción

La autoinducción ocurre debido a la propiedad de la bobina de generar un campo magnético cuando la corriente eléctrica fluye a través de ella. Este campo magnético es proporcional a la corriente eléctrica y se almacena en la bobina en forma de energía. Cuando se produce un cambio en la corriente eléctrica, el campo magnético también cambia, lo que induce una fuerza electromotriz en la bobina. Esta fuerza electromotriz se opone al cambio en la corriente y se llama autoinducción.

La autoinducción se puede calcular mediante la fórmula:

ε = -L(di/dt)

Donde ε es la fuerza electromotriz inducida, L es la inductancia de la bobina y di/dt es la tasa de cambio de la corriente eléctrica en el tiempo.

Energía almacenada en la bobina

La energía almacenada en la bobina debido al campo magnético generado por la corriente eléctrica se puede calcular mediante la fórmula:

W = 1/2 * L * i^2

Donde W es la energía almacenada en la bobina, L es la inductancia de la bobina e i es la corriente eléctrica que fluye a través de la bobina.

La energía almacenada en la bobina es proporcional al cuadrado de la corriente eléctrica que fluye a través de ella. Esto significa que cuanto mayor sea la corriente eléctrica, mayor será la energía almacenada en la bobina.

Relación entre la autoinducción y la energía

La autoinducción y la energía almacenada en la bobina están estrechamente relacionadas. La energía almacenada en la bobina es igual a la energía necesaria para generar el campo magnético en la bobina. Cuando la corriente eléctrica cambia, el campo magnético también cambia, lo que induce una fuerza electromotriz en la bobina. Esta fuerza electromotriz se opone al cambio de la corriente eléctrica y disipa la energía almacenada en la bobina.

Por lo tanto, la autoinducción y la energía almacenada en la bobina están relacionadas mediante la fórmula:

ε = -dW/dt

Donde ε es la fuerza electromotriz inducida, W es la energía almacenada en la bobina y dt es la tasa de cambio del tiempo.

Ejemplo

Un ejemplo de la relación entre la autoinducción y la energía es un circuito RLC paralelo. En este circuito, la corriente eléctrica fluye a través de una bobina, una resistencia y un capacitor conectados en paralelo. Cuando se aplica un voltaje al circuito, la corriente eléctrica fluye a través de la bobina y genera un campo magnético que almacena energía en la bobina. Cuando la corriente eléctrica cambia, el campo magnético también cambia, lo que induce una fuerza electromotriz en la bobina que disipa la energía almacenada en la bobina. Este proceso de carga y descarga del campo magnético en la bobina es lo que crea las oscilaciones en el circuito RLC.

Cuando la corriente eléctrica cambia, el campo magnético también cambia, lo que induce una fuerza electromotriz en la bobina que disipa la energía almacenada en la bobina.

En conclusión, la autoinducción y la autoinducción con derivación son conceptos fundamentales en el estudio de los circuitos eléctricos. La capacidad de una bobina para almacenar energía en forma de campo magnético es esencial en numerosas aplicaciones, desde la generación de energía eléctrica hasta la transmisión de información. Es importante entender cómo estos fenómenos afectan el comportamiento de los circuitos y cómo pueden ser utilizados en beneficio de la tecnología moderna. Al comprender la autoinducción y la autoinducción con derivación, los ingenieros y técnicos pueden diseñar circuitos más eficientes y efectivos para una amplia variedad de aplicaciones.

En conclusión, la autoinducción es un fenómeno que ocurre en un conductor cuando una corriente eléctrica cambia su intensidad, lo que genera un campo magnético que produce una fuerza electromotriz opuesta a la corriente original. Esta fuerza electromotriz puede ser aprovechada en circuitos eléctricos para generar energía o para regular la intensidad de la corriente.

Por otro lado, la autoinducción y derivación de inductancia es un concepto más avanzado que se refiere a la relación entre dos inductores conectados en serie o en paralelo. En este caso, la autoinducción puede afectar la corriente que fluye a través de ambos inductores, lo que puede ser utilizado para crear circuitos más complejos y precisos.

En definitiva, la autoinducción y la autoinducción y derivación de inductancia son conceptos fundamentales en la teoría de los circuitos eléctricos, y su comprensión es esencial para diseñar y construir dispositivos electrónicos eficientes y confiables.

JORGE CABRERA BERRÍOS Administrator
Ingeniero Electrónico por la UNI, con maestría y doctorado por la University of Electro-Communications (Japón).

Deja un comentario

El generador de paridad es una herramienta crucial en la informática y la electrónica debido a su capacidad para detectar…