Valores caloríficos del combustible

Se el primero en calificar

Ultima edición el 21 septiembre, 2023

Los valores caloríficos del combustible son una medida de la cantidad de energía que se puede obtener de un determinado tipo de combustible cuando se quema. Esta información es esencial para el diseño y la eficiencia de los sistemas de generación de energía, así como para el desarrollo de estrategias de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

En la actualidad, los combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón) siguen siendo la fuente de energía principal en todo el mundo, aunque la tendencia hacia las energías renovables está creciendo cada vez más. El conocimiento de los valores caloríficos de estos combustibles es fundamental para la evaluación de la eficiencia energética de los sistemas y para la comparación de los diferentes tipos de combustibles.

En este sentido, es importante destacar que los valores caloríficos pueden variar según la composición química del combustible y la calidad del mismo. Por lo tanto, es fundamental contar con información actualizada y precisa sobre los valores caloríficos de los combustibles utilizados en cada país y región.

Indice de contenidos

Quemado del combustible.

Para entender el concepto de valores caloríficos del combustible, es necesario primero entender el proceso de quemado del combustible.

¿Qué es el quemado del combustible?

El quemado del combustible se refiere al proceso de liberación de energía que ocurre cuando un combustible se quema en presencia de oxígeno. Durante este proceso, los enlaces químicos del combustible se rompen y se liberan los átomos de carbono e hidrógeno que lo componen. Estos átomos se combinan con el oxígeno del aire para formar dióxido de carbono y agua, y se libera una gran cantidad de calor en el proceso.

¿Cómo se mide el valor calorífico del combustible?

El valor calorífico del combustible se refiere a la cantidad de energía que se libera cuando se quema una unidad de combustible. Se mide en unidades de energía por unidad de masa, como julios por gramo o calorías por gramo.

Existen dos tipos de valores caloríficos para el combustible:

  • Valor calorífico superior (VCS): Es el valor calorífico que se obtiene cuando se quema el combustible y se condensan los productos de la combustión. Es decir, se tiene en cuenta la energía liberada por la combustión del combustible y también la energía liberada por la condensación del vapor de agua producido en la combustión. El VCS es el valor más alto y se utiliza para combustibles líquidos y gaseosos.
  • Valor calorífico inferior (VCI): Es el valor calorífico que se obtiene cuando se quema el combustible y se deja que el vapor de agua producido en la combustión se escape al ambiente. Es decir, solo se tiene en cuenta la energía liberada por la combustión del combustible. El VCI es el valor más bajo y se utiliza para combustibles sólidos.

Ejemplos de valores caloríficos del combustible

A continuación, se muestran algunos ejemplos de valores caloríficos del combustible:

  • Gasolina: El VCS de la gasolina es de aproximadamente 46,4 MJ/kg y el VCI es de aproximadamente 43,5 MJ/kg.
  • Carbón: El VCI del carbón varía según el tipo y la calidad, pero en promedio es de aproximadamente 24 MJ/kg.
  • Gas natural: El VCS del gas natural es de aproximadamente 55,5 MJ/kg y el VCI es de aproximadamente 50,0 MJ/kg.
  • Biomasa: El VCI de la biomasa varía según el tipo y la calidad, pero en promedio es de aproximadamente 18 MJ/kg.

El conocimiento del proceso de quemado del combustible y los valores caloríficos correspondientes pueden ayudar a tomar decisiones informadas sobre qué combustible utilizar en función de las necesidades energéticas específicas.

Tipos de combustibles.

Existen diferentes tipos de combustibles que se utilizan para generar energía, entre los que se encuentran:

1. Combustibles fósiles:

Este tipo de combustibles se forman por la descomposición de restos orgánicos de plantas y animales que se encuentran en el subsuelo. Los principales combustibles fósiles son:

  • Gas natural: se compone principalmente de metano y es utilizado para generar energía eléctrica y calefacción.
  • Petróleo: se utiliza para la producción de gasolina, diésel y otros combustibles líquidos.
  • Carbón: se utiliza para generar energía eléctrica y como materia prima en la producción de acero.

2. Combustibles renovables:

Este tipo de combustibles se obtienen de fuentes naturales que se regeneran con el tiempo. Los principales combustibles renovables son:

  • Energía eólica: se genera a partir del viento y se utiliza para generar electricidad.
  • Energía solar: se genera a partir del sol y se utiliza para producir electricidad o para calentar agua.
  • Biomasa: se obtiene de materia orgánica como la madera, los residuos agrícolas y la basura. Se utiliza para generar electricidad y como combustible para calefacción.
  • Biocombustibles: se obtienen de cultivos como el maíz, la caña de azúcar y la soja. Se utilizan como combustible para vehículos y para generar electricidad.

Es importante destacar que los combustibles renovables son una alternativa más sostenible que los combustibles fósiles, ya que su uso no produce emisiones de gases de efecto invernadero y su fuente es inagotable.

Rendimiento de combustible.

Cuando hablamos de rendimiento de combustible, nos referimos a la cantidad de energía que se obtiene de un combustible en función de su consumo. Es decir, cuántos kilómetros se pueden recorrer con una determinada cantidad de combustible.

Te interesará:  PN Junction: ¿Qué es? (Y cómo hacer uno)

¿Cómo se calcula el rendimiento de combustible?

El rendimiento de combustible se calcula dividiendo la distancia recorrida por la cantidad de combustible consumido. La unidad de medida más común es el litro por 100 kilómetros (L/100km).

Por ejemplo, si un coche recorre 500 kilómetros y consume 40 litros de gasolina, su rendimiento sería:

Rendimiento = 40 L / 500 km x 100 = 8 L/100km

¿Por qué es importante el rendimiento de combustible?

El rendimiento de combustible es importante por varias razones:

  • Permite comparar la eficiencia de diferentes vehículos y tipos de combustibles.
  • Ayuda a los conductores a planificar sus viajes y presupuestos de combustible.
  • Contribuye a la reducción de emisiones contaminantes y al cuidado del medio ambiente.

Factores que afectan el rendimiento de combustible

El rendimiento de combustible puede verse afectado por varios factores, entre ellos:

  • Estado del vehículo: un vehículo mal mantenido o con averías consumirá más combustible.
  • Condiciones de la carretera: conducir en pendiente o en condiciones adversas como lluvia o nieve puede aumentar el consumo de combustible.
  • Estilo de conducción: una conducción agresiva con acelerones y frenazos bruscos aumentará el consumo de combustible.
  • Tipo de combustible: algunos combustibles tienen un mayor poder calorífico que otros, lo que se traduce en un mayor rendimiento.

¿Cómo mejorar el rendimiento de combustible?

Para mejorar el rendimiento de combustible, se pueden seguir algunas recomendaciones:

  • Mantener el vehículo en buen estado: realizar las revisiones periódicas y solucionar las averías a tiempo.
  • Conducir de forma eficiente: evitar acelerones y frenazos bruscos, mantener una velocidad constante y utilizar el freno motor en pendientes.
  • Planificar el viaje: evitar las horas punta y las rutas con mucho tráfico.
  • Utilizar un combustible de calidad: elegir un combustible con un alto poder calorífico y sin impurezas.

Siguiendo algunas recomendaciones, se puede mejorar el rendimiento y contribuir al cuidado del medio ambiente.

Valores caloríficos por unidad de masa.

Los valores caloríficos por unidad de masa son una medida de la cantidad de energía que se puede obtener al quemar una determinada cantidad de combustible. Esta medida se expresa en Joules por kilogramo (J/kg) o en calorías por gramo (cal/g).

¿Qué son los valores caloríficos?

Los valores caloríficos, también conocidos como poder calorífico, son una medida de la cantidad de energía que se puede obtener al quemar un combustible. Esta energía se libera en forma de calor durante el proceso de combustión.

¿Por qué son importantes los valores caloríficos?

Los valores caloríficos son importantes porque nos permiten conocer la cantidad de energía que se puede obtener al quemar un combustible. Esto es especialmente útil en la industria y en el sector energético, ya que permite calcular la eficiencia de los procesos de combustión y elegir los combustibles más adecuados para cada aplicación.

Tipos de valores caloríficos

Existen dos tipos de valores caloríficos:

  • Valor calorífico superior: Es la cantidad de energía que se libera al quemar una unidad de combustible, incluyendo el calor que se libera al condensar el vapor de agua que se produce durante la combustión. Este valor es mayor que el valor calorífico inferior.
  • Valor calorífico inferior: Es la cantidad de energía que se libera al quemar una unidad de combustible, sin tener en cuenta el calor que se libera al condensar el vapor de agua que se produce durante la combustión. Este valor es menor que el valor calorífico superior.

Ejemplos de valores caloríficos

Los valores caloríficos varían según el tipo de combustible que se utilice. A continuación se muestran algunos ejemplos:

  • Gasolina: Valor calorífico superior = 46,4 MJ/kg, Valor calorífico inferior = 43,5 MJ/kg.
  • Gasóleo: Valor calorífico superior = 45,9 MJ/kg, Valor calorífico inferior = 42,7 MJ/kg.
  • Gas natural: Valor calorífico superior = 55,5 MJ/kg, Valor calorífico inferior = 50,3 MJ/kg.
  • Madera: Valor calorífico superior = 15-20 MJ/kg, Valor calorífico inferior = 14-18 MJ/kg.

Conclusión

Los valores caloríficos por unidad de masa son una medida importante de la cantidad de energía que se puede obtener al quemar un combustible. Es importante conocer los valores caloríficos de los diferentes tipos de combustibles para elegir el más adecuado para cada aplicación.

Valores caloríficos por unidad de volumen.

Cuando hablamos de combustibles, una de las propiedades más importantes es su valor calorífico, que se refiere a la cantidad de energía que se puede obtener al quemar una determinada cantidad de combustible. Este valor se mide en unidades como kilojoules (kJ), megajoules (MJ) o kilocalorías (kcal).

¿Qué es el valor calorífico por unidad de volumen?

El valor calorífico por unidad de volumen se refiere a la cantidad de energía que se puede obtener al quemar una determinada cantidad de combustible, pero en función de su volumen. Es decir, se trata de una medida que tiene en cuenta tanto la cantidad de energía que se puede obtener como la densidad del combustible.

¿Cómo se mide el valor calorífico por unidad de volumen?

Para medir el valor calorífico por unidad de volumen de un combustible, se utiliza una unidad de medida llamada megajoule por metro cúbico (MJ/m3). Esta medida indica cuántos megajoules de energía se pueden obtener al quemar un metro cúbico de combustible.

Valores caloríficos por unidad de volumen de algunos combustibles comunes

  • Gasolina: 34-38 MJ/m3
  • Diesel: 36-38 MJ/m3
  • Gas natural: 35-40 MJ/m3
  • Propano: 93 MJ/m3
  • Butano: 106 MJ/m3

Como se puede observar, los valores caloríficos por unidad de volumen varían significativamente entre diferentes tipos de combustibles. Por ejemplo, el butano tiene un valor calorífico por unidad de volumen mucho mayor que la gasolina o el diesel, lo que significa que se puede obtener más energía al quemar la misma cantidad de butano que de gasolina.

Importancia del valor calorífico por unidad de volumen

El valor calorífico por unidad de volumen es una propiedad fundamental de los combustibles, ya que tiene un impacto directo en su rendimiento y eficiencia. Por ejemplo, un combustible con un valor calorífico por unidad de volumen mayor permitirá obtener más energía con la misma cantidad de combustible, lo que puede resultar en un menor consumo y un menor costo.

Efectos de la combustión sobre el medio ambiente.

La combustión es un proceso que se produce cuando un combustible reacciona con el oxígeno del aire. Esta reacción produce una gran cantidad de energía en forma de calor, lo que lo convierte en una fuente de energía muy valiosa. Sin embargo, los efectos de la combustión sobre el medio ambiente pueden ser muy negativos.

Efectos de la combustión sobre la calidad del aire

Uno de los efectos más evidentes de la combustión es la liberación de gases contaminantes en la atmósfera. Estos gases pueden incluir dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx) y óxidos de azufre (SOx). Estos gases pueden tener un impacto negativo en la calidad del aire y pueden contribuir al cambio climático.

Te interesará:  Combustión en lecho fluidizado | Tipos y ventajas

Efectos de la combustión sobre el agua

La combustión también puede tener efectos negativos en la calidad del agua. Cuando los gases contaminantes se liberan en la atmósfera, pueden combinarse con el agua en la atmósfera y formar ácido sulfúrico y ácido nítrico. Estos ácidos pueden depositarse en la superficie de la tierra y en cuerpos de agua, lo que puede tener un impacto negativo en la calidad del agua y en la vida acuática.

Efectos de la combustión sobre la salud humana

Los gases contaminantes liberados durante la combustión pueden tener efectos negativos en la salud humana. El dióxido de azufre (SO2) puede irritar los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones. El monóxido de carbono (CO) puede ser mortal en grandes cantidades y puede causar dolores de cabeza, mareos y náuseas en cantidades menores. Los óxidos de nitrógeno (NOx) pueden contribuir a la formación de smog y pueden empeorar los síntomas del asma y otras enfermedades respiratorias.

Efectos de la combustión sobre el medio ambiente

Además de los efectos mencionados anteriormente, la combustión también puede tener un impacto negativo en el medio ambiente en general. La quema de combustibles fósiles libera grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, lo que contribuye al cambio climático. Además, la extracción y el transporte de combustibles fósiles pueden tener un impacto negativo en la biodiversidad y en los ecosistemas locales.

Uso de combustible para la generación de electricidad.

La generación de electricidad es un proceso fundamental en nuestra vida cotidiana. Gracias a ella, podemos encender la luz, usar electrodomésticos, cargar dispositivos electrónicos y muchas otras cosas. Pero, ¿cómo se genera la electricidad? Uno de los métodos más utilizados es la combustión de diferentes tipos de combustibles. En este artículo, hablaremos sobre el uso de combustible para la generación de electricidad y los valores caloríficos del combustible.

¿Qué es el valor calorífico del combustible?

El valor calorífico del combustible es la cantidad de energía que se puede obtener al quemar una cierta cantidad de combustible. Se mide en unidades de energía, como julios o BTU (unidad térmica británica). Los valores caloríficos del combustible varían según el tipo de combustible y su composición.

Tipos de combustible utilizados para la generación de electricidad

Existen diferentes tipos de combustibles que se utilizan para la generación de electricidad. Algunos de los más comunes son:

  • Carbón: Es uno de los combustibles fósiles más utilizados en el mundo para la generación de electricidad. Tiene un alto valor calorífico y es relativamente barato, lo que lo convierte en una opción popular para los generadores de energía.
  • Petróleo: Otro combustible fósil comúnmente utilizado para la generación de electricidad. Tiene un valor calorífico más alto que el carbón, pero también es más costoso.
  • Gas natural: Es un combustible más limpio que el carbón y el petróleo, y su valor calorífico es comparable al del petróleo. Es una opción popular para los generadores de energía que buscan reducir su huella de carbono.
  • Energía nuclear: La energía nuclear utiliza la fisión de átomos para generar calor y, a su vez, generar electricidad. Es una fuente de energía limpia y potente, pero también es controvertida debido a los riesgos asociados con la radiación y los residuos nucleares.
  • Energías renovables: Las energías renovables, como la energía solar y la energía eólica, también se utilizan para la generación de electricidad. Aunque no tienen valores caloríficos como los combustibles fósiles y la energía nuclear, son cada vez más populares debido a su sostenibilidad y su impacto ambiental reducido.

Valores caloríficos de algunos combustibles comunes

A continuación, se muestran los valores caloríficos de algunos combustibles comunes:

  • Carbón: 24-28 MJ/kg
  • Petróleo: 42-45 MJ/kg
  • Gas natural: 55-56 MJ/m³
  • Energía nuclear: No se mide en valores caloríficos, ya que no se quema combustible para generar calor.
  • Energía solar: No se mide en valores caloríficos, ya que no se quema combustible para generar electricidad.
  • Energía eólica: No se mide en valores caloríficos, ya que no se quema combustible para generar electricidad.

Estos valores pueden variar según la composición y calidad del combustible utilizado.

Conclusión

Los valores caloríficos del combustible son importantes para determinar la cantidad de energía que se puede obtener al quemar una cierta cantidad de combustible. Aunque existen diferentes tipos de combustibles, cada uno con sus propios valores caloríficos, es importante considerar la sostenibilidad y el impacto ambiental de cada opción al elegir un combustible para la generación de electricidad.

Uso de combustible para la generación de electricidad.

La generación de electricidad es un proceso fundamental en nuestra vida cotidiana. Gracias a ella, podemos encender la luz, usar electrodomésticos, cargar dispositivos electrónicos y muchas otras cosas. Pero, ¿cómo se genera la electricidad? Uno de los métodos más utilizados es la combustión de diferentes tipos de combustibles. En este artículo, hablaremos sobre el uso de combustible para la generación de electricidad y los valores caloríficos del combustible.

¿Qué es el valor calorífico del combustible?

El valor calorífico del combustible es la cantidad de energía que se puede obtener al quemar una cierta cantidad de combustible. Se mide en unidades de energía, como julios o BTU (unidad térmica británica). Los valores caloríficos del combustible varían según el tipo de combustible y su composición.

Tipos de combustible utilizados para la generación de electricidad

Existen diferentes tipos de combustibles que se utilizan para la generación de electricidad. Algunos de los más comunes son:

  • Carbón: Es uno de los combustibles fósiles más utilizados en el mundo para la generación de electricidad. Tiene un alto valor calorífico y es relativamente barato, lo que lo convierte en una opción popular para los generadores de energía.
  • Petróleo: Otro combustible fósil comúnmente utilizado para la generación de electricidad. Tiene un valor calorífico más alto que el carbón, pero también es más costoso.
  • Gas natural: Es un combustible más limpio que el carbón y el petróleo, y su valor calorífico es comparable al del petróleo. Es una opción popular para los generadores de energía que buscan reducir su huella de carbono.
  • Energía nuclear: La energía nuclear utiliza la fisión de átomos para generar calor y, a su vez, generar electricidad. Es una fuente de energía limpia y potente, pero también es controvertida debido a los riesgos asociados con la radiación y los residuos nucleares.
  • Energías renovables: Las energías renovables, como la energía solar y la energía eólica, también se utilizan para la generación de electricidad. Aunque no tienen valores caloríficos como los combustibles fósiles y la energía nuclear, son cada vez más populares debido a su sostenibilidad y su impacto ambiental reducido.
Te interesará:  Operaciones básicas de señal

Valores caloríficos de algunos combustibles comunes

A continuación, se muestran los valores caloríficos de algunos combustibles comunes:

  • Carbón: 24-28 MJ/kg
  • Petróleo: 42-45 MJ/kg
  • Gas natural: 55-56 MJ/m³
  • Energía nuclear: No se mide en valores caloríficos, ya que no se quema combustible para generar calor.
  • Energía solar: No se mide en valores caloríficos, ya que no se quema combustible para generar electricidad.
  • Energía eólica: No se mide en valores caloríficos, ya que no se quema combustible para generar electricidad.

Estos valores pueden variar según la composición y calidad del combustible utilizado.

Conclusión

Los valores caloríficos del combustible son importantes para determinar la cantidad de energía que se puede obtener al quemar una cierta cantidad de combustible. Aunque existen diferentes tipos de combustibles, cada uno con sus propios valores caloríficos, es importante considerar la sostenibilidad y el impacto ambiental de cada opción al elegir un combustible para la generación de electricidad.

Combustibles fósiles.

Los combustibles fósiles son aquellos que provienen de la materia orgánica que se encuentra enterrada en la tierra y que ha estado sometida a altas temperaturas y presiones durante millones de años. Estos combustibles son una fuente de energía muy importante para la sociedad actual, ya que son utilizados en la generación de electricidad, transporte, calefacción y en la industria.

Tipos de combustibles fósiles

  • Petróleo: es un líquido viscoso y oscuro que se encuentra en depósitos subterráneos. Se compone principalmente de hidrocarburos y se utiliza principalmente para la producción de gasolina y diesel.
  • Gas natural: se compone principalmente de metano y se encuentra en yacimientos subterráneos. Se utiliza principalmente para la generación de energía eléctrica y calefacción.
  • Carbón: es una roca sedimentaria compuesta principalmente de carbono y se encuentra en minas subterráneas. Se utiliza principalmente para la generación de energía eléctrica y en la industria siderúrgica.

Valores caloríficos del combustible

El valor calorífico es la cantidad de energía que se puede obtener de un combustible al quemarlo. Se mide en unidades de energía por unidad de masa o volumen. Los combustibles fósiles tienen diferentes valores caloríficos debido a sus diferentes composiciones químicas.

El petróleo tiene un valor calorífico de aproximadamente 46 megajoules por kilogramo (MJ/kg), el gas natural tiene un valor calorífico de aproximadamente 55 MJ/kg y el carbón tiene un valor calorífico de aproximadamente 24 MJ/kg.

Es importante tener en cuenta que el valor calorífico no es la única consideración al elegir un combustible. Otros factores, como la disponibilidad, el costo y el impacto ambiental, también son importantes.

Impacto ambiental de los combustibles fósiles

El uso de combustibles fósiles tiene un gran impacto ambiental debido a las emisiones de gases de efecto invernadero que se producen al quemarlos. Estos gases contribuyen al cambio climático y al calentamiento global. Además, la extracción y transporte de combustibles fósiles puede tener impactos negativos en la biodiversidad y la calidad del aire y agua.

Por esta razón, se están buscando alternativas más limpias y renovables para la generación de energía, como la energía solar, eólica e hidroeléctrica.

«El uso de combustibles fósiles tiene un gran impacto ambiental debido a las emisiones de gases de efecto invernadero que se producen al quemarlos.»

Combustibles renovables.

Los combustibles renovables son una alternativa más sostenible y respetuosa con el medio ambiente que los combustibles fósiles. Además, su uso puede ayudar a reducir nuestra dependencia de los combustibles no renovables y a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero.

Tipos de combustibles renovables:

  • Biomasa: es la materia orgánica que se utiliza como combustible. Puede ser de origen vegetal o animal, como la madera, los residuos agrícolas, el estiércol o los cultivos energéticos.
  • Energía solar: se utiliza para generar electricidad a través de paneles solares o para calentar agua mediante paneles térmicos.
  • Energía eólica: se genera a través de turbinas eólicas que aprovechan la energía del viento.
  • Hidrógeno: se puede producir a partir de agua y energía eléctrica, y se utiliza como combustible en células de combustible.

Ventajas de los combustibles renovables:

  • Sostenibilidad: los combustibles renovables se pueden regenerar y no se agotan, a diferencia de los combustibles fósiles.
  • Bajo impacto ambiental: su uso produce menos emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes.
  • Independencia energética: el uso de combustibles renovables reduce nuestra dependencia de los combustibles fósiles importados.
  • Creación de empleo: la producción y el uso de combustibles renovables puede generar empleos en el sector energético.

Desventajas de los combustibles renovables:

  • Coste inicial elevado: la inversión necesaria para instalar sistemas de energía renovable puede ser alta.
  • Dependencia de las condiciones climáticas: algunos combustibles renovables, como la energía solar o la eólica, dependen de las condiciones climáticas para su producción.
  • Capacidad limitada: la producción de combustibles renovables puede ser limitada en comparación con los combustibles fósiles.
  • Almacenamiento y transporte: algunos combustibles renovables, como el hidrógeno, requieren de sistemas de almacenamiento y transporte especializados.

Aunque presentan algunas desventajas, su uso sigue siendo una de las mejores opciones para reducir nuestra dependencia de los combustibles no renovables y disminuir la emisión de gases de efecto invernadero.

En conclusión, conocer los valores caloríficos del combustible es esencial para calcular la cantidad de energía que podemos obtener de cada uno de ellos. Además, es importante tener en cuenta que no todos los combustibles son iguales, y que algunos pueden ser más eficientes y limpios que otros. Por tanto, es recomendable analizar las diferentes opciones y elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades y al cuidado del medio ambiente. En definitiva, la elección del combustible adecuado es fundamental para garantizar un buen rendimiento energético y reducir la contaminación ambiental.

En conclusión, los valores caloríficos del combustible son una medida de la cantidad de energía que se puede obtener al quemar un combustible. Esta información es importante para la industria energética y para los consumidores, ya que permite comparar diferentes combustibles y seleccionar aquellos que sean más eficientes y económicos. Además, conocer los valores caloríficos del combustible también es fundamental para el diseño y la operación de equipos y sistemas de combustión, ya que permite estimar la potencia y el rendimiento de estos dispositivos. En resumen, los valores caloríficos del combustible son una pieza clave en la búsqueda de soluciones energéticas sostenibles y eficientes.

JORGE CABRERA BERRÍOS Administrator
Ingeniero Electrónico por la UNI, con maestría y doctorado por la University of Electro-Communications (Japón).

Deja un comentario

Los componentes electrónicos conocidos como SCR o tiristores son muy utilizados en circuitos de potencia y control de carga. Su…