Oscilador de puente de Viena: cálculo de circuitos y frecuencias

Se el primero en calificar

El Oscilador de puente de Viena es un circuito electrónico que se utiliza para generar señales de audio de alta calidad y precisión en frecuencia. Este circuito ha sido ampliamente utilizado en la industria de la música y la electrónica de audio, y es conocido por su capacidad para generar sonidos limpios y nítidos. En este artículo, se abordarán los conceptos básicos del funcionamiento del Oscilador de puente de Viena, así como su cálculo de circuitos y frecuencias. También se presentarán algunos ejemplos prácticos de cómo se puede utilizar este oscilador en aplicaciones de audio. Si estás interesado en aprender más sobre el Oscilador de puente de Viena y cómo se puede utilizar en tus proyectos de electrónica, ¡sigue leyendo!

Indice de contenidos

Características del oscilador de puente de Viena

El oscilador de puente de Viena es un circuito electrónico utilizado para generar señales eléctricas de frecuencia constante. Este circuito se compone de varios elementos que lo hacen único y efectivo en su funcionamiento. A continuación, se detallarán las características más importantes del oscilador de puente de Viena:

1. Configuración en puente

El oscilador de puente de Viena está diseñado en una configuración en puente, lo que significa que se compone de dos subcircuitos que se conectan en un circuito cerrado. Esta configuración le permite al circuito controlar su propia frecuencia de oscilación y estabilizarse automáticamente.

2. Amplificadores operacionales

El circuito utiliza amplificadores operacionales para amplificar la señal y asegurarse de que el voltaje en ambos lados del puente sea igual. Estos amplificadores operacionales también son responsables de proporcionar una ganancia al circuito y controlar la frecuencia de oscilación.

3. Puente de Wien

El circuito contiene un puente de Wien, que es una red de resistencias y capacitancias que se utiliza para producir una retroalimentación negativa. Esta retroalimentación negativa es responsable de mantener la estabilidad del circuito y controlar su frecuencia de oscilación.

4. Frecuencia de oscilación

La frecuencia de oscilación del circuito se puede calcular utilizando la siguiente fórmula:

f = 1 / (2πRC)

donde f es la frecuencia en Hz, R es la resistencia y C es la capacitancia.

5. Frecuencia de corte

El circuito tiene una frecuencia de corte, que es la frecuencia máxima en la que el circuito puede oscilar. Esta frecuencia se puede calcular utilizando la siguiente fórmula:

fc = 1 / (2πRfC)

donde fc es la frecuencia de corte, Rf es la resistencia del feedback y C es la capacitancia.

6. Rango de frecuencia

El oscilador de puente de Viena tiene un rango de frecuencia que viene dado por:

fc < f < 1 / (2πRaC)

donde f es la frecuencia de oscilación y Ra es la resistencia de ajuste.

7. Estabilidad

El oscilador de puente de Viena es un circuito muy estable que se autorregula gracias a la retroalimentación negativa proporcionada por el puente de Wien. Esto permite que el circuito mantenga una frecuencia de oscilación constante y no se desvíe significativamente de su valor nominal.

8. Aplicaciones

El oscilador de puente de Viena se utiliza comúnmente en aplicaciones de audio, como la generación de tonos, así como en instrumentos de medición y equipos de prueba.

Su configuración en puente, el uso de amplificadores operacionales y la presencia del puente de Wien hacen que este circuito sea muy efectivo en su funcionamiento y ampliamente utilizado en diversas aplicaciones.

Componentes necesarios para su funcionamiento

Los componentes básicos del Oscilador de puente de Viena incluyen:

  • Resistencias: Son elementos que ofrecen una oposición al flujo de corriente eléctrica. En el Oscilador de puente de Viena, las resistencias se utilizan para limitar el flujo de corriente en el circuito y para ajustar la frecuencia de oscilación.
  • Capacitores: Son elementos que almacenan energía en forma de carga eléctrica. En el Oscilador de puente de Viena, los capacitores se utilizan para almacenar y liberar carga eléctrica en ciclos repetitivos, lo que permite la creación de una señal de oscilación.
  • Inductores: Son elementos que almacenan energía en forma de campo magnético. En el Oscilador de puente de Viena, los inductores se utilizan para crear una corriente alternante que se utiliza para cargar y descargar los capacitores en ciclos repetitivos.
  • Amplificadores operacionales: Son dispositivos electrónicos que se utilizan para amplificar señales eléctricas. En el Oscilador de puente de Viena, los amplificadores operacionales se utilizan para amplificar la señal de oscilación generada por el circuito y para mantener la fase adecuada de la señal.
  • Resistencias variables: Son resistencias que pueden ajustarse para cambiar la frecuencia de oscilación del circuito. En el Oscilador de puente de Viena, las resistencias variables se utilizan para ajustar la frecuencia de oscilación a un valor deseado.
  • Condensadores variables: Son capacitores que pueden ajustarse para cambiar la frecuencia de oscilación del circuito. En el Oscilador de puente de Viena, los condensadores variables se utilizan para ajustar la frecuencia de oscilación a un valor deseado.

Ejemplo de circuito de Oscilador de puente de Viena:

Circuito Oscilador de puente de Viena

En este circuito, se pueden identificar los siguientes componentes:

  • R1, R2, R3 y R4: resistencias que limitan el flujo de corriente en el circuito y ajustan la frecuencia de oscilación.
  • C1, C2, C3 y C4: capacitores que almacenan y liberan carga eléctrica en ciclos repetitivos, lo que permite la creación de una señal de oscilación.
  • L1 y L2: inductores que crean una corriente alternante que se utiliza para cargar y descargar los capacitores en ciclos repetitivos.
  • U1 y U2: amplificadores operacionales que amplifican la señal de oscilación generada por el circuito y mantienen la fase adecuada de la señal.
  • R5 y R6: resistencias variables que se utilizan para ajustar la frecuencia de oscilación a un valor deseado.
  • C5 y C6: condensadores variables que se utilizan para ajustar la frecuencia de oscilación a un valor deseado.
Te interesará:  Sistemas de control: ¿Qué son? (Ejemplos de sistemas de control de bucle abierto y de bucle cerrado)

Quote:

El Oscilador de puente de Viena es un circuito electrónico que se utiliza para generar señales de oscilación a una frecuencia determinada. Para su correcto funcionamiento, es necesario el uso de varios componentes electrónicos, incluyendo resistencias, capacitores, inductores y amplificadores operacionales.

Cálculo de las frecuencias de resonancia

El cálculo de las frecuencias de resonancia es una parte esencial en el diseño de circuitos de osciladores de puente de Viena. Esta técnica se utiliza para determinar las frecuencias de oscilación del circuito y asegurar que sean estables y precisas.

¿Qué es la frecuencia de resonancia?

La frecuencia de resonancia es la frecuencia a la que un circuito resonante tiene la máxima amplitud de voltaje o corriente. En un oscilador de puente de Viena, hay dos frecuencias de resonancia: una para la rama del condensador y otra para la rama del inductor.

Cálculo de la frecuencia de resonancia del condensador

Para calcular la frecuencia de resonancia del condensador, se utiliza la siguiente fórmula:

f = 1 / (2πRC)

  • f: frecuencia de resonancia en hertz (Hz)
  • R: resistencia en ohmios (Ω)
  • C: capacitancia en faradios (F)
  • π: constante matemática pi (3.14159…)

Por ejemplo, si tenemos un circuito con una resistencia de 1000 Ω y un condensador de 0.1 μF, la frecuencia de resonancia sería:

f = 1 / (2π x 1000Ω x 0.1μF) = 1591 Hz

Esto significa que el circuito oscilará a una frecuencia de 1591 Hz cuando el condensador esté en su estado de máxima carga y descarga.

Cálculo de la frecuencia de resonancia del inductor

Para calcular la frecuencia de resonancia del inductor, se utiliza la siguiente fórmula:

f = 1 / (2π√(LC))

  • f: frecuencia de resonancia en hertz (Hz)
  • L: inductancia en henrios (H)
  • C: capacitancia en faradios (F)
  • π: constante matemática pi (3.14159…)

Por ejemplo, si tenemos un circuito con un inductor de 10 mH y un condensador de 0.01 μF, la frecuencia de resonancia sería:

f = 1 / (2π√(10mH x 0.01μF)) = 1591 Hz

Esto significa que el circuito oscilará a una frecuencia de 1591 Hz cuando el inductor esté en su estado de máxima energía almacenada y liberada.

Conclusión

El cálculo de las frecuencias de resonancia es esencial en el diseño de circuitos de osciladores de puente de Viena. Al calcular estas frecuencias, se puede asegurar la estabilidad y precisión del circuito, lo que es crucial en aplicaciones como la generación de señales de radiofrecuencia y la medición de frecuencias precisas.

Diseño del circuito del oscilador

El diseño del circuito del oscilador es crucial para lograr una señal de salida estable y consistente. En el caso del Oscilador de puente de Viena, se requiere un diseño cuidadoso para garantizar una frecuencia de salida precisa y controlable.

Componentes necesarios

Para construir un oscilador de puente de Viena, se necesitan los siguientes componentes:

  • 4 resistencias
  • 2 capacitores
  • 1 amplificador operacional

Calculando los valores de los componentes

El valor de las resistencias y los capacitores determinará la frecuencia de salida del oscilador. Para calcular estos valores, se puede utilizar la siguiente fórmula:

f = 1 / (2πRC)

Donde:

  • f es la frecuencia de salida deseada
  • R es el valor de la resistencia en ohmios
  • C es el valor del capacitor en faradios

Por ejemplo, si se desea una frecuencia de salida de 1 kHz, se puede utilizar una resistencia de 1 kohm y un capacitor de 1 nF:

f = 1 / (2π x 1 kohm x 1 nF) = 1 kHz

Diseño del circuito

El circuito del oscilador de puente de Viena consta de dos ramas, cada una de las cuales es un circuito RC. Estas ramas están conectadas a un amplificador operacional en una configuración de retroalimentación positiva.

El circuito se puede diseñar utilizando las siguientes etapas:

  1. Calcule los valores de las resistencias y los capacitores necesarios para la frecuencia de salida deseada.
  2. Conecte las resistencias y los capacitores en las ramas del circuito RC.
  3. Conecte las ramas del circuito RC al amplificador operacional en una configuración de retroalimentación positiva.
  4. Ajuste los valores de las resistencias y los capacitores según sea necesario para lograr la frecuencia de salida deseada.

Una vez que se ha diseñado el circuito del oscilador de puente de Viena, se puede probar y ajustar para lograr una frecuencia de salida precisa y controlable. Este tipo de oscilador se utiliza comúnmente en aplicaciones de audio y de señales de radio.

Análisis de los requerimientos de alimentación

El oscilador de puente de Viena es un circuito eléctrico que se utiliza para generar señales de audio de alta calidad. Para su correcto funcionamiento, es necesario analizar los requerimientos de alimentación del mismo. En este artículo, explicaremos detalladamente cómo hacerlo.

¿Qué son los requerimientos de alimentación?

Los requerimientos de alimentación son las características eléctricas que necesita un circuito para funcionar correctamente. Entre ellas, se incluyen:

  • Voltaje: la cantidad de energía eléctrica que necesita el circuito para funcionar.
  • Corriente: la cantidad de electricidad que fluye por el circuito.
  • Frecuencia: la velocidad a la que se produce el cambio en la señal eléctrica.
  • Impedancia: la resistencia eléctrica que opone el circuito al flujo de corriente.

Análisis de los requerimientos de alimentación en el oscilador de puente de Viena

Para analizar los requerimientos de alimentación del oscilador de puente de Viena, es necesario tener en cuenta los siguientes factores:

  • Voltaje de alimentación: el voltaje necesario para alimentar el circuito. En el caso del oscilador de puente de Viena, se recomienda un voltaje de 12V.
  • Corriente de alimentación: la cantidad de corriente que necesita el circuito para su funcionamiento. En el caso del oscilador de puente de Viena, se recomienda una corriente de 100mA.
  • Frecuencia de oscilación: la frecuencia a la que se produce la señal de audio. En el caso del oscilador de puente de Viena, la frecuencia de oscilación se puede calcular utilizando la siguiente fórmula:
  • f = 1 / (2 * pi * (R1 * C1 + R2 * C2))

    Donde R1 y C1 son la resistencia y la capacitancia de un lado del puente, y R2 y C2 son la resistencia y la capacitancia del otro lado del puente.

  • Impedancia: la impedancia del oscilador de puente de Viena debe ser lo suficientemente baja para que la señal de audio no se distorsione. Se recomienda utilizar resistencias de baja impedancia y amplificadores de audio de alta calidad.
Te interesará:  Ley de Watts: ¿Qué es? Fórmula, ejemplos y triángulo de la ley de Watt

Conclusiones

Como hemos visto, el análisis de los requerimientos de alimentación del oscilador de puente de Viena es fundamental para su correcto funcionamiento. Es importante tener en cuenta el voltaje y la corriente de alimentación, la frecuencia de oscilación y la impedancia del circuito. Con estos factores en mente, podemos diseñar un oscilador de puente de Viena que genere señales de audio de alta calidad.

Estudio de los parámetros de los componentes

En el diseño y cálculo de circuitos electrónicos, es fundamental tener en cuenta los parámetros de los componentes que se van a utilizar. En el caso del Oscilador de puente de Viena, es necesario analizar los siguientes aspectos:

Resistencia

La resistencia es uno de los parámetros fundamentales de los componentes electrónicos. En el caso del Oscilador de puente de Viena, las resistencias deben tener un valor preciso para asegurar la estabilidad del circuito. Es recomendable utilizar resistencias con una tolerancia menor al 5% para evitar variaciones en la frecuencia de oscilación.

Por ejemplo, si se necesita una resistencia de 1kΩ, se puede utilizar una resistencia de 1.1kΩ en serie con una resistencia de 100Ω para obtener un valor total de 1kΩ con una tolerancia del 1%.

Capacitancia

La capacitancia es otro parámetro importante en el diseño del Oscilador de puente de Viena. Los capacitores se utilizan para establecer la frecuencia de oscilación del circuito. Es necesario utilizar capacitores de alta calidad para asegurar una frecuencia estable y precisa.

Por ejemplo, si se necesita una frecuencia de 1kHz, se puede utilizar un capacitor de 1nF en paralelo con un capacitor de 10nF para obtener una capacitancia total de 11nF y una frecuencia de oscilación cercana a los 1kHz.

Inductancia

En algunos casos, se pueden utilizar inductores en el Oscilador de puente de Viena para obtener una frecuencia de oscilación más precisa. Los inductores deben tener un valor preciso y una tolerancia baja para asegurar la estabilidad del circuito.

Por ejemplo, si se necesita una frecuencia de 1kHz, se puede utilizar un inductor de 10mH en serie con un capacitor de 100nF para obtener una frecuencia de oscilación cercana a los 1kHz.

Impedancia

La impedancia es otro parámetro fundamental en el diseño del Oscilador de puente de Viena. Es necesario asegurarse de que la impedancia total del circuito sea correcta para evitar problemas de carga y para obtener una frecuencia de oscilación estable.

Por ejemplo, si se utiliza un amplificador operacional en el circuito, es importante tener en cuenta la impedancia de entrada y salida del amplificador para asegurarse de que la impedancia total del circuito sea adecuada.

Conclusión

Es necesario utilizar componentes de alta calidad y precisión para obtener una frecuencia de oscilación estable y precisa.

Indicaciones para la calibración

Cuando hablamos de Oscilador de puente de Viena, es importante tener en cuenta que para obtener mediciones precisas, es vital realizar la calibración del equipo. A continuación, se presentan algunas indicaciones para llevar a cabo este proceso:

1. Verificar la estabilidad térmica

Antes de empezar la calibración, es fundamental asegurarse de que el equipo se encuentra a una temperatura estable. Para ello, se recomienda dejar el oscilador encendido durante al menos una hora antes de realizar cualquier medición.

2. Ajustar la ganancia

La ganancia del oscilador debe ajustarse para obtener la señal más precisa posible. Para ello, se puede utilizar un osciloscopio y ajustar la ganancia hasta que la señal sea lo más limpia y estable posible.

3. Verificar la frecuencia

Es importante comprobar que la frecuencia de salida del oscilador coincide con la frecuencia deseada. Para ello, se puede utilizar un contador de frecuencia y comparar los resultados. Si la frecuencia es incorrecta, se debe ajustar el valor de los componentes del circuito hasta alcanzar la frecuencia deseada.

4. Verificar la amplitud

La amplitud de la señal también debe ser verificada para asegurarse de que está dentro de los rangos aceptables. Para ello, se puede utilizar un voltímetro y ajustar los componentes del circuito hasta obtener la amplitud deseada.

5. Verificar la distorsión armónica

Por último, se debe verificar la distorsión armónica de la señal. Para ello, se puede utilizar un analizador de espectro y ajustar los componentes del circuito hasta obtener una señal lo más limpia posible, con la menor cantidad de armónicos posibles.

Siguiendo estas indicaciones, se puede obtener mediciones precisas y confiables.

Indicaciones para la calibración

Cuando hablamos de Oscilador de puente de Viena, es importante tener en cuenta que para obtener mediciones precisas, es vital realizar la calibración del equipo. A continuación, se presentan algunas indicaciones para llevar a cabo este proceso:

1. Verificar la estabilidad térmica

Antes de empezar la calibración, es fundamental asegurarse de que el equipo se encuentra a una temperatura estable. Para ello, se recomienda dejar el oscilador encendido durante al menos una hora antes de realizar cualquier medición.

2. Ajustar la ganancia

La ganancia del oscilador debe ajustarse para obtener la señal más precisa posible. Para ello, se puede utilizar un osciloscopio y ajustar la ganancia hasta que la señal sea lo más limpia y estable posible.

3. Verificar la frecuencia

Es importante comprobar que la frecuencia de salida del oscilador coincide con la frecuencia deseada. Para ello, se puede utilizar un contador de frecuencia y comparar los resultados. Si la frecuencia es incorrecta, se debe ajustar el valor de los componentes del circuito hasta alcanzar la frecuencia deseada.

4. Verificar la amplitud

La amplitud de la señal también debe ser verificada para asegurarse de que está dentro de los rangos aceptables. Para ello, se puede utilizar un voltímetro y ajustar los componentes del circuito hasta obtener la amplitud deseada.

5. Verificar la distorsión armónica

Por último, se debe verificar la distorsión armónica de la señal. Para ello, se puede utilizar un analizador de espectro y ajustar los componentes del circuito hasta obtener una señal lo más limpia posible, con la menor cantidad de armónicos posibles.

Siguiendo estas indicaciones, se puede obtener mediciones precisas y confiables.

Estimación de las tolerancias de los componentes

Cuando se diseña un circuito como el Oscilador de puente de Viena, es importante tener en cuenta las tolerancias de los componentes que se utilizan. Las tolerancias son las variaciones permitidas en los valores nominales de los componentes, como resistencias, capacitores y bobinas. Estas variaciones pueden afectar significativamente el funcionamiento del circuito y, por lo tanto, deben tenerse en cuenta al calcular los valores de los componentes.

¿Por qué son importantes las tolerancias de los componentes?

Las tolerancias de los componentes son importantes porque pueden afectar la frecuencia y la estabilidad del oscilador. Si los valores de los componentes no son precisos, la frecuencia de oscilación del circuito puede ser diferente a la deseada. Además, las variaciones en los componentes pueden afectar la estabilidad del oscilador, lo que puede hacer que la señal de salida sea inestable o impredecible.

Te interesará:  Grupo electrógeno de motor | Conjunto de MG

¿Cómo se estiman las tolerancias de los componentes?

Las tolerancias de los componentes se pueden estimar de varias maneras. Una forma común es consultar las especificaciones del fabricante para obtener información sobre las tolerancias de los componentes específicos que se utilizan en el circuito. Otra forma es medir los valores reales de los componentes utilizando un multímetro y compararlos con los valores nominales para determinar la tolerancia.

¿Cómo afectan las tolerancias de los componentes al cálculo del circuito?

Las tolerancias de los componentes deben tenerse en cuenta al calcular los valores del circuito. Por ejemplo, si se utiliza una resistencia con una tolerancia del 5%, se debe tener en cuenta esta variación al calcular el valor de la resistencia que se necesita para una determinada frecuencia de oscilación. Además, las tolerancias de los componentes pueden afectar la selección de los valores de los componentes, ya que se deben seleccionar componentes con tolerancias adecuadas para garantizar la precisión y la estabilidad del circuito.

Ejemplo práctico: Oscilador de puente de Viena

Para calcular un Oscilador de puente de Viena, es necesario tener en cuenta las tolerancias de los componentes utilizados. Por ejemplo, si se desea diseñar un oscilador con una frecuencia de oscilación de 1 kHz, se pueden utilizar dos capacitores de 0.1 µF y dos resistencias de 10 kΩ. Sin embargo, es importante tener en cuenta las tolerancias de los componentes al seleccionar los valores exactos. Si las tolerancias de los capacitores son del 10%, los valores reales pueden ser de 0.09 µF y 0.11 µF. Si las tolerancias de las resistencias son del 5%, los valores reales pueden ser de 9.5 kΩ y 10.5 kΩ. Estas variaciones pueden afectar significativamente la frecuencia de oscilación del circuito y, por lo tanto, deben tenerse en cuenta al calcular los valores exactos de los componentes.

Conclusión

Las tolerancias de los componentes son un aspecto importante a tener en cuenta al diseñar un circuito como el Oscilador de puente de Viena. Es importante estimar las tolerancias de los componentes y tenerlas en cuenta al calcular los valores del circuito. Al seleccionar los valores de los componentes, se deben elegir componentes con tolerancias adecuadas para garantizar la precisión y la estabilidad del circuito.

Pruebas de estabilidad del oscilador de puente de Viena

El oscilador de puente de Viena es un circuito utilizado para generar señales eléctricas de alta frecuencia y precisión. Sin embargo, para garantizar su correcto funcionamiento, es necesario realizar pruebas de estabilidad. A continuación, se detallan las pruebas más comunes:

1. Prueba de cambio de temperatura

Esta prueba consiste en someter al oscilador a diferentes temperaturas y medir la variación en la frecuencia de salida. Si la frecuencia varía significativamente, puede indicar que el circuito no es estable y requiere ajustes.

2. Prueba de envejecimiento

Esta prueba implica hacer funcionar el oscilador durante un período prolongado de tiempo y medir la estabilidad de la frecuencia de salida. Si la frecuencia cambia significativamente, puede indicar que los componentes del circuito están envejeciendo y necesitan ser reemplazados.

3. Prueba de ruido eléctrico

Esta prueba implica someter el oscilador a diferentes niveles de ruido eléctrico y medir la variación en la frecuencia de salida. Si la frecuencia varía significativamente, puede ser necesario agregar filtros al circuito para reducir el ruido.

4. Prueba de carga

Esta prueba implica agregar una carga al oscilador y medir la estabilidad de la frecuencia de salida. Si la frecuencia varía significativamente, puede indicar que el circuito no es capaz de manejar adecuadamente la carga y puede requerir ajustes o componentes adicionales.

5. Prueba de alimentación eléctrica

Esta prueba consiste en someter el oscilador a diferentes niveles de tensión de alimentación y medir la variación en la frecuencia de salida. Si la frecuencia varía significativamente, puede ser necesario agregar reguladores de voltaje al circuito para garantizar una alimentación eléctrica estable.

Realizar estas pruebas de estabilidad del oscilador de puente de Viena es crucial para garantizar su correcto funcionamiento y una alta precisión en la generación de señales eléctricas de alta frecuencia.

En conclusión, el oscilador de puente de Viena es una herramienta muy útil en el campo de la electrónica y la ingeniería, ya que permite generar señales eléctricas de alta frecuencia con una gran precisión y estabilidad. Además, su diseño y cálculo de circuitos resulta sencillo y accesible para cualquier profesional del sector. Por todo ello, este tipo de oscilador se ha convertido en una pieza clave en muchas aplicaciones tecnológicas, desde la producción de ondas de radio hasta la fabricación de instrumentos de medición avanzados. Sin duda, el oscilador de puente de Viena seguirá siendo un elemento fundamental en el desarrollo de la electrónica y la ingeniería en el futuro.

En conclusión, el oscilador de puente de Viena es un circuito muy útil en aplicaciones que requieren una señal sinusoidal estable y precisa. El cálculo de los circuitos y frecuencias puede ser un poco complicado, pero con las herramientas adecuadas y la práctica suficiente, es posible obtener resultados satisfactorios. Es importante recordar que la elección de los componentes y la configuración correcta del circuito son fundamentales para el éxito del diseño del oscilador de puente de Viena. En resumen, este circuito es una excelente opción para aquellas aplicaciones que necesitan una señal sinusoidal de alta calidad y estabilidad.

JORGE CABRERA BERRÍOS Administrator
Ingeniero Electrónico por la UNI, con maestría y doctorado por la University of Electro-Communications (Japón).

Deja un comentario

Los motores de corriente continua de imán permanente, también conocidos como motores PMDC, son una tecnología ampliamente utilizada en una…